Los días 25 y 26 de enero se llevó a cabo el taller ‘Básicos para facilitar la participación’, en donde 13 personas con diferentes tipos de experiencias en facilitación pasaron por un proceso de transformación, aprendizaje y colaboración. El taller fue parte de la serie de ‘Co-crea Labs’, en donde se invita a gente de la comunidad Glocal a reunirse para generar espacios de aprendizaje y experimentación.

El taller se realizó en dos sesiones de 4 horas, en donde los participantes comenzaron aprendiendo y reflexionando sobre los principios básicos y la definición de facilitar para terminar poniendo modelos y técnicas en práctica, al final retroalimentándose unos a otros. 

Las facilitadoras Karen Mendez y Josefina Maturana generaron un ambiente de aprendizaje súper dinámico, lleno de herramientas para aprender desde muchas diferentes modalidades de aprendizaje. 

La primera herramienta parecía ser el meta-aprendizaje, iniciando el encuentro con un check-in y un círculo (dos herramientas clave del Art of Hosting) y haciendo una pausa al término de cada una de estas actividades para explicar el propósito, los principios y los detalles necesarios para utilizar estas herramientas en nuestros propios contextos de trabajo. Y así con cada parte del taller, siempre había el espacio de hacer preguntas y compartir el origen de las prácticas utilizadas, así como de compartir distintas formas o modalidades para utilizarlo en distintos contextos.

Existía también la modalidad de aprendizaje por medio de la auto-observación, reflexión y la escucha activa. Empezando por el check-in y el círculo donde cada uno focalizó su intención al estar reunidos por las siguientes 8 horas. También el recordatorio de practicar la escucha activa unos con otros, y con nosotros mismos. Esto a su vez logró que fuera muy evidente uno de los primeros principios sobre facilitación que ellas presentaban: “Todos somos portadores de conocimiento valioso”. 

Lo cual me lleva a otra de las modalidades de aprendizaje que fue utilizada: aprendizaje entre pares. Este respeto y valoración de la experiencia y conocimiento de cada persona en el grupo es algo que suele estar subvalorado en experiencias de aprendizaje, pero que guarda un potencial enorme! En este espacio habían personas con experiencias tan variadas como consultores, coaches, políticos, psicólogos, profesores, emprendedores, etc… quienes junto con nuestras expertas en facilitación, compartieron una cantidad de experiencias diversas y conversaciones ricas y retadoras que mantenían a cada mente en acción. Esto no solamente generó un sentido mayor de participación, sino que permitió que la generación de conocimiento fuera activa, personal y colectiva.

El taller también tenía un componente teórico muy sólido, que a ratos se sirvió de una modalidad expositiva para compartir modelos más abstractos- como varias herramientas para tomar decisiones en el diseño de experiencias. Modelos como el Diamante de la Participación de Sam Kanner, el Chaordic Stepping Stones de Chris Corrigan o el modelo de Liderazgo Adaptativo de Heifetz. Cada una de las herramientas, acciones, objetivos, principios, definiciones y modelos utilizados vienen de un variado grupo de investigadores y practicantes de la facilitación y procesos colectivos. Lo cual no significa que no haya espacio para el juego y la experimentación, sino todo lo contrario. Muchos de los modelos utilizados y presentados son herramientas para tener mayor libertad creativa con grupos, pero esta creatividad se focaliza de tal forma que tenga un profundo sentido de propósito de lo que se está haciendo. 

¡Manos a la obra! El taller terminó con un espacio de práctica y retroalimentación, en donde los participantes formaron equipos para diseñar y facilitar un proceso integrando dos de las herramientas o métodos que aprendimos en el proceso. Pasar de la teoría y reflexión a la práctica conlleva un esfuerzo y un estado mental completamente distinto, en el que se necesita mucha más valentía.  Ya para ese punto del taller, las facilitadoras se habían encargado de generar un ambiente muy cómodo y colaborativo donde existía un espacio seguro para experimentar y atreverse a aplicar y aprender de lo vivido. 

La facilitación es un arte y una ciencia, que no es nada simple de aprender. Josefina y Karen lograron construir un laboratorio vivo y dinámico para experimentar, analizar, compartir y crear nuevos espacios participativos. ¡Ojalá estos espacios se multipliquen para generar cada vez más espacios auténticamente colaborativos!

Atte.
Dorothy Zablah

Tags: , , , , ,

One Response to “Aprendiendo a generar espacios participativos”

  1. Carina Says:

    Quisiera saber cuándo se repite este Taller.

    Podrían enviarme info por favor?

    Gracias

Leave a Reply


Sub Pages

Featured articles